El Otro

Presentación1

PDF

La gran dama arguye que el problema entre hombres y mujeres se halla por no considerar las diferencias como ejes determinantes o potenciales, al mismo tiempo que se impulsa una búsqueda por la igualdad de los géneros en tanto que ciudadanos sujetos a derecho. Avanzar en esa igualdad atendiendo las aristas que dan forma a los sexos, antes de formular planes de acción que las sociedades sean capaces de absorber y practicar en todas las esferas de la vida.

¿Qué pensaría la Simone de Beauvoir de las manifestaciones que lleva adelante la argentina Manela Pichot? El problema de los sexos, de la femineidad, del feminismo ¿Es por lo demás un problema? Lanzada a quema ropa esa pregunta por la Beauvoir en el 49, la respuesta hacia el 2014 es el revés de una cachetada: -Vaya y lea usted también la obra “El segundo sexo” de la Simone. Marcó tendencia, marcó pauta, se llenó su domicilio de correspondencia felicitando a la autora, las feministas estaban de fiesta y hoy día, 60 años después, aparecen fragmentos larguísimos de la contundente introducción del libro en los textos de Lenguaje para cuarto medio.

El caso de Manela Pichot no es un manifiesto ni un estudio acabado acerca del tema. Se halla más cercano a una expresión o una crítica espontánea sobre el tipo de vida y el perfil de mujer que se ha ido imponiendo para aquellas que bordean los 30 años o que ya los han sobrepasado. En su introducción la Simone asegura que se exhorta a las mujeres diciéndoles: “Sed mujeres, seguid siendo mujeres, convertíos en mujeres”. Y en la era de las comunicaciones aparece el humor ácido de esta argentina que se ha inventado un personaje que vive a expensas de aquello que critica pero que, no obstante, deja en evidencia que la mujer no se reduce a sus funciones biológicas básicas, ni tiene por qué ordenarse en virtud de esas funciones (incluyamos en dicho orden de cosas el thriller de espanto llamado matrimonio).

Que la mujer es un ovario; que es mucho más determinante de lo pensado ocupar el apelativo “hombre” para referirnos a la raza humana en su conjunto; que la mujer se ha definido a partir del hombre y no al revés, son cuestiones abordadas por la Simone. Intento decirle a la gran dama que las diferencias de género deben ser superadas. Deben ser consideradísimas, me dice ella. Pero sin que sean tema, le respondo. Manela Pichot valida el conservadurismo puesto que sin él su personaje no se sostendría. En fin,  como dijera Beauvoir el tema es irritante, sobre todo para las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s