La marquesa salió a las cinco

s_MLA_v_F_f_134044656_5839

PDF

Qué mejor forma de comenzar la primera novela de todas que contradiciendo las opiniones de un célebre poeta. Desarrollar un cuadro acerca de la sociedad poniendo a sus personajes a la fuerza en torno a un premio que todos desean conseguir. El soñado viaje en crucero, que para hacerle justicia al estilo de las ficciones de su autor, es un viaje que no avanza a través del espacio, sino por medio de la creciente angustia de sus protagonistas.

Hombres refinados y mujeres modernas hacen el contraste con la presencia de una familia vulgar. Como todos han obtenido el premio de viajar en un trasatlántico se ven obligados a convivir los días que dura la travesía, que por lo demás será un periodo espantoso de angustias e incógnitas respecto de la cabina del capitán y la mayoría de su tripulación, con quienes todos los pasajeros desearán ponerse en contacto una vez que se descubra que no han zarpado pese a haber transcurrido ya algunos días desde que se embarcaron.

La ficción del autor parece inscribirse en un consagrado género del terror o cuando menos del suspenso, aunque debiésemos quedarnos con la angustia y el ridículo desclasificados. Prohibido acercarse a la popa del barco, que el encierro les obligue a desentrañar sus historias personales y que -a partir de lo que para ellos comienza como un juego- intenten abrirse paso hasta la parte prohibida, desconociendo (como dijera un joven autor chileno) que es esta una historia liviana que se pone pesada.

Una novela de 1960 opacada por el gran impacto que supondría la publicación de Rayuela, tres años después, y que acabaría por consagrar la obra de su autor como otro de los íconos dentro del boom latinoamericano. La primera de sus novelas, sobre la que debiese existir una apología oficial que tome partido por su trama y su estilo, que no anticipa exclusivamente la aparición de la segunda. Una aventura que raya entre el humor y la desesperanza, donde Carlos López abre la historia preguntándose: “La marquesa salió a las cinco, ¿Dónde diablos he leído eso?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s