Un libro de “Ex hombres”

el_auriga_tristan_cardenilla

http://issuu.com/diarioelcentro/docs/temas_26-08-2012 (Pág. 13)

PDF

Alfonso Alcalde, periodista y escritor de vida apasionada, retrata a través de 14 cuentos las aventuras de una turba de marginados

Alfonso Alcalde nace en 1921 en Punta Arenas. Formado como periodista y escritor durante una vida intensa que bien pudiera ser la de un Máximo Gorki chileno. A los 17 años decide convertirse en autodidacta, luego que su padre lo enviara a estudiar a Santiago. Y con o sin respaldo económico, Alcalde viaja a la Argentina y comienza una vida itinerante.

Desempeña todo tipo de oficios; vendedor de urnas, contrabandista de caballos entre Bolivia y Brasil, nochero en un hotel de pasajeros urgentes, y en las minas de Potosí trabaja como ayudante de carpintero en los socavones.  Contrae matrimonio cinco veces, y llega a ser jefe de prensa en Radio Bío Bío y profesor de periodismo en la Universidad de Concepción.

Su trabajo como periodista es igual de intenso. Escribe guiones para programas radiales, colabora en diversas revistas, y su primer libro de poemas “Balada para la ciudad muerta” (1947), prologado por el mismo Neruda, es quemado por el autor en una ceremonia, según él, jubilosa y del que sólo quedaría un ejemplar.

Pero luego vendrán otros trabajos mejor considerados por Alcalde, como “El Panorama ante nosotros” (1969), un extenso libro poético de más de doce mil versos. Incursionará en el cuento, la novela y el teatro, asegurará que se debe vivir literariamente, y en su camino irá recogiendo el lenguaje picaresco de las clases bajas, un lenguaje cómico y lacerante que sus personajes reinventan según la necesidad del momento.

En 1966 publica un libro de cuentos bajo el nombre de “El auriga Tristán Cardenilla”, una colección de 14 relatos donde las ocurrencias de sus protagonistas, fuera de toda ley, se baten en contra de la miseria. Pero no es la miseria la que necesariamente atraviesa las historias, más bien es la pericia de los héroes por ganarle la partida a la vida.

En este libro de cuentos reeditado por LOM el 2011, nos acercamos a un mundo de circo lejos del espectáculo y el triunfo, pero próximo a las pequeñas hazañas y últimas oportunidades; como en el cuento “Almacencito la Gloria”, donde don Quento, el viejo amaestrador de pulgas, apuesta todas sus fichas en una empresa modesta que lo saque adelante. Sin embargo, en plena inauguración del almacén, una fiesta sin frenos volverá a echar abajo sus sueños.

Así, desfilan por las páginas del auriga Tristán, una turba de marginados al puro estilo de “Los Ex Hombres” de Gorki, aunque más extravagantes y optimistas; “La mujer de goma” desea seguir haciendo sus contorciones en público; al domador de leones se le aconsejará paso a paso que intimide a su mujer con un hacha, guardando una serie de cuidados resueltamente cómicos; y en “Paraíso para uno”, un cura y un reverendo se pelearán al condenado a muerte ofreciéndole el cielo, mientras éste lanza un grito de optimismo en el patíbulo que no ha de resistir ninguna extremaunción.

Finalmente, todo se puede reparar. La maña de los personajes que con una o dos respuestas abarcan la condición del hombre en extrema necesidad, y que se burlan de esa condición agitándola como una botella, demuestran que no todo está perdido. En “El peregrino del golfo” un león vuelve a la vida, siendo éste el último cuento que remienda  todas las pasadas pellejerías.

“El auriga Tristán Cardenilla” es un libro sobre aventureros del pasado, y gracias a lenguajes como éste, alcanzados por Alcalde en narrativa y en poesía, se ha comparado su obra con la de Manuel Rojas o incluso con la de José Donoso, sin duda con menos resonancia, pero aparejados igualmente debido al Chile que el autor alcanza a representar.

A los 17 años Alfonso Alcalde quiso ser un “vagabundo libre y total”. Posteriormente, luego de haber recorrido gran parte de Latinoamérica, el exilio le exigiría continuar viaje rumbo a Europa, hasta que en 1979 retorna a Chile, haciéndosele muy difícil desarrollarse como periodista y sintiendo que todos sus esfuerzos, con más de 30 libros publicados versando sobre los temas más dispares, no habían sido reconocidos. Esto lo conducirá a una muerte trágica el 5 de mayo de 1992 en Tomé, Región del Bío Bío. Aquella “galaxia de Tomé”, sería el último lugar que habría escogido como residencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s