Confesiones de una máscara

http://issuu.com/diarioelcentro/docs/temas_9-2-14   (Pág. 2)

PDF

images (1)

Un joven mozuelo, antes de entrar en la pubertad y todavía siendo muy niño, halla una gran fascinación en las ilustraciones de revistas sobre grandes caballeros. En una época de su vida en que todavía no sabe leer ni escribir, lo cautiva especialmente la figura de un joven guerrero de facciones delicadas. Muy avergonzado pregunta a sus mayores por la historia de ese hermoso joven armado. Y cuán grande es su sorpresa al descubrir que la figura del caballero de fino semblante pertenece a la heroica Juana   de Arco.

La primera novela de Yukio Mishima, “Confesiones de una máscara”, de fuertes rasgos autobiográficos, describe dos procesos fascinantes por los que el autor debe atravesar en pleno período de guerra. De un lado se halla el trabajo de aceptarse como homosexual durante la difícil primera mitad del siglo XX, y del otro, los límites que un joven -en una época de fuertes represiones- debe autoimponer a sus brutales fantasías para no llamar la atención.

Ambos procesos son resueltos en el camino por alcanzar la “vida cotidiana” una vez finalizada la guerra. La homosexualidad no es un problema, puesto que aquel joven a quien no le atraen las mujeres, siente el valor de hablar con toda propiedad frente a sus compañeros sobre el género femenino, tal como lo hiciera un dandy o un poeta, de quienes se dice atesoran mucha experiencia. De tal forma, el joven habla sin ruborizarse sobre ellas.

La dificultad estriba en la naturaleza de sus fantasías, sin duda inspiradas por el ambiente bélico en que fueron concebidas. En primera instancia, la figura de San Sebastián como el joven mártir acribillado sugiere una serie de premoniciones que echan luces sobre la vida real del autor, y consolida el inicio de una larga lista de fantasías de un gusto tan exquisito como encarnizado sobre las víctimas que las protagonizan.

Jóvenes efebos escogidos entre los más bellos y brutos de su tipo. Todos ellos destinados a una muerte temprana y brutal que satisface los deseos del protagonista. Un gran genocidio sexual que contrasta perfectamente con el desastre que trajo consigo la caída de la terrible bomba atómica en 1945.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s