¿Cómo se llama la obra?

http://issuu.com/diarioelcentro/docs/temas_28-04-2013 (Pág. 2)

plataCuando la crónica roja supera a los más imaginativos creadores de ficción, nosotros, el público, disfrutamos admirados sin jamás aceptar, por supuesto, que nos conmueve el heroísmo de aquellos criminales que siempre vilipendiaremos en presencia de alguien más.

El éxito en la empresa de ciertos afamados pistoleros alcanza su nota más alta estando ellos guarecidos en su covacha, en aquel legendario departamento número 9 de Herrera y Obes, en Montevideo, Uruguay. Asediados por más de trescientos policías o “canas”, como convienen en llamarles. Sólo tres malandras en contra de toda la ciudad, avivados y pichicateados por la droga que no paran de meterse. Tres hombrones homosexuales capaces de todo con sendo botín en sus manos de un banco anteriormente asaltado en San Fernando, provincia de Buenos Aires.

Estos tres asesinos natos alcanzan la nota de toda poesía cuando dan al trasto con su primer objetivo. Viéndose atrapados como ratas hacen justicia quemando todo el botín de innumerables dólares que vuelan por la ventana del dpto como “mariposas de luz”. “–Quemar dinero inocente es un acto de canibalismo” dijeron los testigos en alguna página de aquella crónica ultra ficcionada. Más adelante se ha retratado la pila de cenizas que dejaron los billetes encendidos (“Una pila funeraria de los valores de la sociedad”). Pues ¿dónde ha quedado el objetivo del atraco?, a qué tanta muerte, tanta sangre vertida en un despropósito sin fines lucrativos.

Un acto semejante supone un escándalo o una pésima broma sólo concebida por quien “se ha desgraciado de chico” y está dispuesto a morir en su ley. El resultado no puede ser otro que la tragedia, llámenle con ribetes griegos, porteños, montevideanos o derechamente latinoamericanos. La pregunta es: ¿Cómo se llama esta obra sacada de las páginas policiales argentinas? Y sobre todo ¿Cómo es posible que ponderemos el heroísmo y la genialidad del acto consumado por los criminales? La respuesta a la primera interrogante es trabajo para el lector, mientras, la segunda cabe en los anales de la belleza poética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s